Posts Tagged ‘ Martin Parr ’

‘Life’s a beach’ de Martin Parr

Genial Martin Parr en este vídeo donde presenta su último libro ‘Life’s a Beach’ del que se han hecho 1000 copias, con formato de álbum familiar y todas firmadas.

En esta entrada de su blog, habla un poco más de la fascinación que siente por las playas.

La playa es un lugar donde se cruzan el mundo público y el privado, una curiosa mezcla de intimidad y defensa. Aquí, un lugar sin estructura, se abarrota y transforma temporalmente, por medio del ritual y el artefacto, en un territorio personal. En la cercana proximidad a otros que hacen lo mismo, un poco como si estuviesen atrapados en un largo vuelo, la gente baja la guardia, revelando los secretos de su cuerpo, costumbres y relaciones a cualquiera que le importe o se atreva a mirar, mientras ellos sueñan y dormitan en la arena.

Si estáis en Madrid, el 25 de octubre a las 20h participará en la conferencia ‘Nuevas Plataformas para la Fotografía Contemporánea’ en Matadero Madrid. La entrada es libre hasta completar aforo y habrá traducción simultánea.

Anuncios

Consejos de algunos fotógrafos de Magnum (III)

La entrada más compartida de este año ha sido primera parte de Consejos de algunos fotógrafos de Magnum, así que aquí os dejo una tercera (aunque no última) parte.

Bruce Gilden de su trabajo ‘Mad men’

Bruce Gilden

Mi consejo: Fotografía quién eres.

Su trabajo en Magnum.

Eli Reed, campo de refugiados de Kukuma, Kenia, 2001.

Eli Reed

Deja de hablar de teoría cuando estás con la cámara y no pienses demasiado las imágenes. Pierde el ego y deja que la fotografía te encuentra. Observa el movimiento de la vida como un río que pasa a tu alrededor y date cuenta de que las imágenes que hagas forman parte de la historia colectiva del momento que estás viviendo.

Su trabajo en Magnum.

Martin Parr de la serie ‘Playas’

Martin Parr

Encuentra un tema que te apasione, fotografía a tu manera y con elegancia esa obsesión y tendrás un gran proyecto en potencia.

Su trabajo en Magnum y su web.

Olivia Arthur, cárcel de mujeres de Tbilisi, Georgia, 2006.

Olivia Arthur

El mayor consejo que puedo darles a los jóvenes que acaban de salir de la escuela es alejarse de los ‘centros’ de fotografía como Londres o Nueva York. Hay tantos fotógrafos promocionando sus portfolios en sitios como éstos que la gente acaba luchando por hacer trabajos que realmente no quieren sólo para llegar a fin de mes. Es un tipo de entorno que no alimenta la creatividad de nadie (al menos en términos generales…) Mi consejo: que salgan y hagan cosas que realmente quieran antes de que les aten… Si no toman riesgos al principio luego les resultará mucho más difícil.

Su trabajo en Magnum y su web.

Thomas Hoepker, Hamburgo, Alemania, 1954.

Thomas Hoepker

Evita las escuelas y cursos de fotografía. La mayoría te dará ideas altaneras y dirigirán tu mirada en una dirección. Encuentra tu propia forma de fotografiar, nadie te preguntará después si tienes un diploma. Visita todos los museos que puedas. Las imágenes que veas (pintadas, dibujadas, grabadas o fotografiadas) te acompañarán el resto de tu vida. Te ayudarán a descubrir las buenas fotografías en la vida real. Acaba con la tonta ambición de convertirte en un gran artista. Ser buen fotógrafo ya es suficientemente difícil.

Su trabajo en Magnum.

Original en inglés.

A lo mejor también te interesan:

Consejos de algunos fotógrafos de Magnum (I)

Consejos de algunos fotógrafos de Magnum (II)

Consejos de algunos fotógrafos de Magnum (IV)

Clases Magistrales de Steve McCurry (1-5)

Carta de Paul Strand a los estudiantes de fotografía

Carta de Sebastiao Salgado a los jóvenes fotógrafos

Carta de Sergio Larraín sobre la fotografía

Paul Graham habla sobre fotografía

Consejos de algunos fotógrafos de Magnum (3/4)

La entrada más compartida de este año ha sido primera parte de Consejos de algunos fotógrafos de Magnum, así que aquí os dejo una tercera (aunque no última) parte.

Bruce Gilden

Bruce Gilden, de su trabajo ‘Gangsters’. Ekaterimburgo, Rusia, 2010.

Bruce Gilden

Mi consejo: Fotografía quién eres.

Su trabajo en Magnum.

Eli Reed

Eli Reed, campo de refugiados de Kukuma, Kenia, 2001.

Eli Reed

Deja de hablar de teoría cuando estás con la cámara y no pienses demasiado las imágenes. Pierde el ego y deja que la fotografía te encuentra. Observa el movimiento de la vida como un río que pasa a tu alrededor y date cuenta de que las imágenes que hagas forman parte de la historia colectiva del momento que estás viviendo.

Su trabajo en Magnum.

Martin Parr

Martin Parr, de la serie ‘Small World’, Acrópolis, Atenas, Grecia, 1991

Martin Parr

Encuentra un tema que te apasione, fotografía a tu manera y con elegancia esa obsesión y tendrás un gran proyecto en potencia.

Su trabajo en Magnum y su web.

Olivia Arthur

Olivia Arthur, Viendo la televisión en casa. Jeddha, Arabia Saudí, 2009.

Olivia Arthur

El mayor consejo que puedo darles a los jóvenes que acaban de salir de la escuela es alejarse de los ‘centros’ de fotografía como Londres o Nueva York. Hay tantos fotógrafos promocionando sus portfolios en sitios como éstos que la gente acaba luchando por hacer trabajos que realmente no quieren sólo para llegar a fin de mes. Es un tipo de entorno que no alimenta la creatividad de nadie (al menos en términos generales…) Mi consejo: que salgan y hagan cosas que realmente quieran antes de que les aten… Si no toman riesgos al principio luego les resultará mucho más difícil.

Su trabajo en Magnum y su web.

Thomas Hoepker

Thomas Hoepker. Ventana cubierta de hielo y figuras de madera. Nueva York, 2014.

Thomas Hoepker

Evita las escuelas y cursos de fotografía. La mayoría te dará ideas altaneras y dirigirán tu mirada en una dirección. Encuentra tu propia forma de fotografiar, nadie te preguntará después si tienes un diploma. Visita todos los museos que puedas. Las imágenes que veas (pintadas, dibujadas, grabadas o fotografiadas) te acompañarán el resto de tu vida. Te ayudarán a descubrir las buenas fotografías en la vida real. Acaba con la tonta ambición de convertirte en un gran artista. Ser buen fotógrafo ya es suficientemente difícil.

Su trabajo en Magnum.

Original en inglés.

A lo mejor también te interesan:

– Consejos de algunos fotógrafos de Magnum (4/4)

– Clases Magistrales de Steve McCurry (1-5)

– Carta de Paul Strand a los estudiantes de fotografía

– Carta de Sebastiao Salgado a los jóvenes fotógrafos

– Carta de Sergio Larraín sobre la fotografía

– Paul Graham habla sobre fotografía

Citas: Martin Parr

Cuando el modelo te mira y no es una foto robada, casi nunca funciona. A veces sí, pero no es lo normal. Lo grande de la fotografía es que todas las reglas que la definen suelen ser correctas, aunque a veces puedan romperse. Y entonces, la fotografía que has sacado a veces funciona, pero uno no sabe muy bien por qué, o no funciona, y tampoco sabes por qué. Gracias a Dios que es así, porque si no ¿quién querría ser fotógrafo? Yo creo tener más o menos idea de cómo se hace una buena foto pero, por supuesto, estoy siempre vendido porque siempre aparecerán fotografías de la nada, sin ningún tema en particular, que funcionan sin que uno sepa muy bien por qué. Esa es la razón por la que sigo haciendo fotos, para intentar comprenderlas, para intentar comprender ese espíritu. La fotografía es el medio más simple y a la vez el más complicado, y eso es lo que la hace interesante.

Extracto del libro “Martin Parr con Martin Parr”, La Fábrica, 2010.

La he encontrado en Cienojos.

Martin Parr participará en la revista ‘Colors’

 

Martin Parr, sosteniendo una muñeca rosa de Albania que compró en 1989. Un souvenir comunista de su colección que ahora comparte con los lectores de Colors.

Martin Parr, coleccionista de lo bizarro

El fotógrafo se ha ganado la gloria retratando la miseria de los pobres y el derroche de los ricos. Ahora comparte su devoción por los objetos políticos con la revista Colors.

Martin Parr (Epsom, 1952) está en deuda con Margaret Thatcher. Gracias a ella comenzó su colección de parafernalia política. O, mejor dicho, gracias al odio hacia ella. “Todo empezó con un plato con su cara estampada. La detestaba, por eso lo compré. Me costaba creer que alguien coleccionara cosas relacionadas con ella, así que lo hice yo. El odio es un motor excelente, tan fuerte como la admiración, a la hora de emprender una colección”, dice desde la apacibilidad de su hogar cercano a Bristol. Al célebre fotógrafo inglés no le gusta mucho extenderse en explicaciones sobre su trabajo y no lo oculta demasiado.

El hombre que hace unos pocos años declaró que “la riqueza es la nueva pobreza” y cambió el costumbrismo de las clases bajas y medias por sus series centradas en el lujo ha descubierto recientemente al mundo su faceta de coleccionista. “Me recuerdo así desde siempre. Ser fotógrafo es, de alguna manera, convertirte en coleccionista de tu propia memoria”, argumenta. A recopilaciones infantiles de sellos, monedas, puzles, fósiles y nidos de pájaro le han sucedido otras: postales aburridas, libros de fotografía (se precia de tener una de las compilaciones más nutridas del mundo, con unos 12.000 ejemplares) o souvenirs políticos. Muchos de estos pasaron a formar parte de Parrworld, una exposición itinerante organizada hace dos años y medio. “Desgraciadamente, no hay planes para llevarla a España”, especifica. En ella destacan sus objetos propagandísticos de la huelga de mineros de 1984 en Gran Bretaña (“el yang de la Dama de Hierro”), sus 85 relojes de Sadam Husein (“algo muy difícil de encontrar en estos días”) o las Nike inspiradas en Obama. “Tengo alertas puestas en eBay sobre los temas que más me interesan”, revela.

Parr participa junto con un montón de coleccionistas anónimos en el especial sobre el tema que acaba de editar Colors, la publicación de Fabrica (propiedad de Benetton). “Es una revista que me encanta. Sencillamente, me enviaron un e-mail y dije que sí”. El fotógrafo asegura mantenerse alejado de Twitter y Facebook “porque no lo necesito. Si quiero contactar con alguien, le escribo un e-mail, y si me quieren encontrar, tengo una web estupenda”.

Y su mujer, Susie, ¿qué tiene que decir de su afán por acumular? “Oh, desde que empezó la exposición está mucho más tranquila, ya no tengo casi nada en casa”. Y en un gesto de perfecta sincronía marital, nos la pone un momento al teléfono para que explique en español el porqué de la afición de su señor esposo: “Es una debilidad humana”. Cuando salgan estas líneas, Martin Parr estará camino a St. Moritz (Suiza) para continuar compartiendo sus debilidades con la gente pudiente en la copa mundial de polo.

Borja Bas, El País.

A %d blogueros les gusta esto: