Archive for the ‘ Versus ’ Category

… Vs Cristina García Rodero


Isabel Muñoz, García-Alix, Rafael Trobat y Gervasio Sánchez hablan de Cristina García Rodero a propósito de su entrada en Magnum el año pasado.

Annie Leibovitz vs Diane Arbus y Richard Avedon.

Este es un fragmento de una entrevista en la que Annie Leibovitz habla sobre Diane Arbus y Richard Avedon.

Fototapeta: ¿Conociste a Diane Arbus?

Annie: No llegué a conocerla personalmente pero sí conozco a gente que lo hizo. Recuerdo cuando vine a vivir a Nueva York y caminaba por las calles pensaba ‘¡Oh! Diane Arbus lo tenía fácil, ¡hay una foto de Arbus en cada esquina de Nueva York!’ Esto es simplificar un poco el trabajo de Diane porque ella realmente conocía a la gente que fotografiaba, se hacía su amiga y entraba en sus cuevas, por así decirlo… Fue una fotógrafa tan importante porque fotografiaba a la gente a la que la sociedad no quería mirar. No que no quisiéramos mirarlos, sino que ni siquiera los veíamos.

 

Fototapeta: Ella se suicidó. ¿Piensas que fue porque se involucró demasiado en el tema?

Annie: Creo que es muy complicado. No fue por un sólo motivo. Era muy inestable. La gente hace una montaña de un grano de arena. ¿Has leido el libro que Patricia Boss escribió sobre ella?

Fototapeta: He leído una biografía bastante extensa sobre Arbus pero no recuerdo el autor.

Annie: Yo no quería leerlo pero lo hice y luego me quedé con ganas de más… Creo que probablemente se sentía tanto o más a gusto con la gente que fotografiaba que con el resto. La cuestión es: ¿puede ser que ella viera a estas personas y se deprimiera tanto que se suicidó? No…

Fototapeta: No, no, no…

Annie: Ella veía esa gente porque se sentía identificada con ellos, y problablemente disfrutaba con ellos de verdad, eran muy amigos… Cualquiera que viva en Nueva York sabrá que éste es el retrato perfecto. Por eso cuando me mudé allí podía ver en cada esquina una fotografía de Diane Arbus. Pero ni siquiera me habría fijado en esa gente si no hubiera conocido su trabajo. Realmente no los habría visto.


Fototapeta: ¿Crees que Richard Avedon en su libro The American West intenta repetir el trabajo de Diane Arbus?

Annie: Qué más quisiera. Ya le habría gustado… Él deseaba con todas sus fuerzas ser Diane Arbus… Lo criticaron por eso, pero es normal. Creo que hizo un gran trabajo en el Este. Es muy honesto sobre cómo, qué y por qué lo hizo. Estaba completamente impresionado con Diane Arbus y la admiraba, y se entregó a ella. Sus hijas, Amy y Doon, son ahora sus mejores amigas. ¿Cómo puede alguien no admirar su trabajo que abarca tal brillantez? Nunca podría ser Diane Arbus pero sí podía integrar en su propio trabajo lo que vio en el de Diane. ¡Y todos lo hacemos! ¡Todos! Es lo maravilloso. No tiene nada de malo. Todos vivimos en este mundo y nos alimentamos de los demás. Forma parte de eso. ¡Y es genial, genial! Tú me entiendes…

Fototapeta: Te entiendo y sólo quería saber tu opinión sobre el tema. Admiro el trabajo de Richard Avedon, para mí es uno de los mejores.

Annie: Es un fotógrafo genial, es realmente bueno. Es muy importante. Es simplemente un hombre muy muy inteligente. Es un gran ejemplo para la fotografía porque tiene setenta y tantos y todavía está trabajando. ¡Es genial! ¿Qué es lo que come?… Olvidalo todo… ¿Pero qué es lo que come? ¿Cuál es su rutina?

Annie Leibovitz vs Diane Arbus y Richard Avedon

Éste es un fragmento de una entrevista en la que Annie Leibovitz habla sobre Diane Arbus y Richard Avedon.

Diane Arbus

Diane Arbus

Fototapeta: ¿Conociste a Diane Arbus?

No llegué a conocerla personalmente pero sí conozco a gente que lo hizo. Recuerdo cuando vine a vivir a Nueva York y caminaba por las calles pensaba ‘¡Oh! Diane Arbus lo tenía fácil, ¡hay una foto de Arbus en cada esquina de Nueva York!’ Esto es simplificar un poco el trabajo de Diane porque ella realmente conocía a la gente que fotografiaba, se hacía su amiga y entraba en sus cuevas, por así decirlo… Fue una fotógrafa tan importante porque fotografiaba a la gente a la que la sociedad no quería mirar. No que no quisiéramos mirarlos, sino que ni siquiera los veíamos.

Fototapeta: Ella se suicidó. ¿Piensas que fue porque se involucró demasiado en el tema?

Annie: Creo que es muy complicado. No fue por un sólo motivo. Era muy inestable. La gente hace una montaña de un grano de arena. ¿Has leído el libro que Patricia Boss escribió sobre ella? (…) Yo no quería leerlo pero lo hice y luego me quedé con ganas de más… Creo que probablemente se sentía tanto o más a gusto con la gente que fotografiaba que con el resto. La cuestión es: ¿puede ser que ella viera a estas personas y se deprimiera tanto que se suicidó? No (…) Ella veía esa gente porque se sentía identificada con ellos, y probablemente disfrutaba con ellos de verdad, eran muy amigos… Cualquiera que viva en Nueva York sabrá que éste es el retrato perfecto. Por eso cuando me mudé allí podía ver en cada esquina una fotografía de Diane Arbus. Pero ni siquiera me habría fijado en esa gente si no hubiera conocido su trabajo. Realmente no los habría visto.

Richard Avedon American West

Fototapeta: ¿Crees que Richard Avedon en su libro The American West intenta repetir el trabajo de Diane Arbus?

Annie: Qué más quisiera. Ya le habría gustado… Él deseaba con todas sus fuerzas ser Diane Arbus… Lo criticaron por eso, pero es normal. Creo que hizo un gran trabajo en el Este. Es muy honesto sobre cómo, qué y por qué lo hizo. Estaba completamente impresionado con Diane Arbus y la admiraba, y se entregó a ella. Sus hijas, Amy y Doon, son ahora sus mejores amigas. ¿Cómo puede alguien no admirar su trabajo que abarca tal brillantez? Nunca podría ser Diane Arbus pero sí podía integrar en su propio trabajo lo que vio en el de Diane. ¡Y todos lo hacemos! ¡Todos! Es lo maravilloso. No tiene nada de malo. Todos vivimos en este mundo y nos alimentamos de los demás. Forma parte de eso. ¡Y es genial, genial! (…) Es realmente bueno, muy importante. Es simplemente un hombre muy muy inteligente. Un un gran ejemplo para la fotografía porque tiene setenta y tantos y todavía está trabajando. ¡Es genial! ¿Qué es lo que come?… Olvídalo todo… ¿Pero qué es lo que come? ¿Cuál es su rutina?

Alberto García-Alix Vs Sebastiao Salgado.

Versus es una nueva sección en la que algunos fotógrafos hablan sobre sus colegas. En esta primera entrada pongo unos fragmentos de un artículo que García-Alix escribió sobre Sebastiao Salgado cuando le otorgaron el premio Príncipe de Asturias de las Artes en 1998. Fue publicado en el ABC Cultural y está recogido en Moriremos mirando, libro que recoge todos los textos publicados por de este autor.

Sebastiao Salgado

Las conclusiones que saco de este extraordinario reportero y creador de imágenes es que humanamente tiene que ser un gran tipo. Un solidario en la mejor tradición. Él cree en el hombre y en su trabajo, en su intrínseca dignidad, y eso lo vemos claramente en sus fotos, que siempre nos conmueven, no sólo por su belleza formal -composición e iluminación-, sino por una poesía permanente que trasciende de ellas. Es ahí donde realmente radica su grandeza.

Sebastiao Salgado 2

Pero debo decir que es esa misma poesía es la que de alguna manera enfría el mensaje y también nos distancia de la realidad que nos muestra. Sus fotos siempre son… cómo decirlo… ¿Políticamente correstas? Sí, sus imágenes nunca nos ofenden, en ellas el dolor de los hombres desfavorecidos por la vida nunca se muestran.

Sebastiao Salgado Refugiados

Quisiera añadir, y no es crítica, que al leer sus declaraciones me he sorprendido. ¿Es tal como esperaba? Sí y no. “Viajo sólo -declara-. Trabajo de día y me encierro por la noche en la habitación del hotel. No salgo ni para cenar”.
¡Joder! Esto me distancia mucho de él. Yo creo que aunque eso sea fotografiar, no es vivir. No propicia el encuentro, y en el encuentro está también la magia de la vida y una de las bases del conocimiento.

Alberto García-Alix sobre Sebastiao Salgado

Versus es una nueva sección en la que algunos fotógrafos hablan sobre sus colegas. En esta primera entrada pongo unos fragmentos de un artículo que García-Alix escribió sobre Sebastiao Salgado cuando le otorgaron el premio Príncipe de Asturias de las Artes en 1998. Fue publicado en el ABC Cultural y está recogido en Moriremos mirando, libro que recoge todos los textos publicados por de este autor.

Sebastiao Salgado

Las conclusiones que saco de este extraordinario reportero y creador de imágenes es que humanamente tiene que ser un gran tipo. Un solidario en la mejor tradición. Él cree en el hombre y en su trabajo, en su intrínseca dignidad, y eso lo vemos claramente en sus fotos, que siempre nos conmueven, no sólo por su belleza formal -composición e iluminación-, sino por una poesía permanente que trasciende de ellas. Es ahí donde realmente radica su grandeza.

Sebastiao Salgado 2

Pero debo decir que es esa misma poesía es la que de alguna manera enfría el mensaje y también nos distancia de la realidad que nos muestra. Sus fotos siempre son… cómo decirlo… ¿Políticamente correstas? Sí, sus imágenes nunca nos ofenden, en ellas el dolor de los hombres desfavorecidos por la vida nunca se muestran.

Sebastiao Salgado Refugiados

Quisiera añadir, y no es crítica, que al leer sus declaraciones me he sorprendido. ¿Es tal como esperaba? Sí y no. “Viajo sólo -declara-. Trabajo de día y me encierro por la noche en la habitación del hotel. No salgo ni para cenar”.
¡Joder! Esto me distancia mucho de él. Yo creo que aunque eso sea fotografiar, no es vivir. No propicia el encuentro, y en el encuentro está también la magia de la vida y una de las bases del conocimiento.

A %d blogueros les gusta esto: