Entrevista a Manolo Espaliú

Entrevista a Manolo Espaliú

MNCARS, Manolo Espaliú

Durante mucho tiempo te has dedicado a la difusión de la fotografía con el programa de radio El Fotómata, también junto a El Ciclope Mecánico organizaste Sevilla Foto y ahora llevas tiempo con el blog El Patio del Diablo. ¿Qué surgió primero, el placer de observar y descubrir el trabajo de otros fotógrafos o la inquietud de estar detrás de la cámara?

Para ser fiel a la realidad, yo no participé en la organización de ningún Sevilla Foto, fue otra etapa del colectivo con diferentes miembros. Sin embargo, es cierto que durante un tiempo colaboré con Radio El Fotómata y he participado en El Patio del Diablo simplemente porque me gustaba compartir con lo que yo disfruto o con lo que aprendo. Creo que estamos aprendiendo constantemente y si disfruto o aprendo del trabajo de un fotógrafo ¿por qué no compartirlo con gente que tenga las mismas inquietudes que yo?

Ricardo Sanipatin ¿Cómo surge la idea para un trabajo fotográfico y qué tan rápido lo llevas a cabo?

No tengo un método fijo. Es cierto que me gusta preparar concienzudamente los trabajos pero en alguna ocasión surge de un modo más casual. Por ejemplo, ahora tengo varias líneas abiertas que vienen de años atrás porque hasta ahora no me he ganado la vida con la fotografía y he tenido que compaginar mi actividad profesional con ella. En estos casos que comento, son temas relacionados con la historia y la religión, especialmente el Islam, por lo que hay bastante de investigación y estudio previo.

Entrevista a Manolo Espaliú

El Cielo de las Abuelas, Manolo Espaliú

Juanan Requena ¿Qué es para ti mirar con alma?

Me sorprende que me lo preguntes tu pues creo que debes saberlo mejor que yo. Creo que un buen ejemplo de lo que es mirar con alma es tu trabajo, tu honestidad con la fotografía y el grado de implicación que tienes con ella. Creo que es sintonizar en profundidad con lo que haces por encima de estilos, corrientes o modas, crear con el material que te sale de dentro, bien por motivación, como crítica o simplemente como necesidad vital de expresión o de compartir algo interior con el resto del mundo.

Tanto en 42º como en Maghrib trabajas al atardecer o en la hora bruja, justo cuando cae la noche.

Si te soy sincero, no lo había pensado. En 42º C no es exactamente la hora que dices sino algo antes, cuando el sol todavía no se ha ocultado e ilumina casi con un haz de luz horizontal a los sujetos valiéndome de calles orientadas al oeste. Al final es como si fuera un foco de los que usamos en estudio. En el caso de Maghrib, es la hora de la cuarta oración diaria de los musulmanes, que debe comenzar después que el sol se haya ocultado. El centro de Yazd (Irán) está formado por callejones laberínticos de adobe y los neones marcan la dirección a las diferentes mezquitas, sumiendo a todo el centro de la ciudad en una interesante atmósfera verde, que es el color asociado generalmente al Islam.

Entrevista a Manolo Espaliú

Maghrib, Yazd (Irán), Manolo Espaliú

Últimamente tu trabajo se ha centrado mucho en el mundo árabe, ¿qué es lo que te gustaría transmitir sobre esta cultura que en occidente no se ve?

Más que el mundo árabe me interesa el mundo musulmán, especialmente Irán. En los últimos años se ha demonizado en exceso al Islam desde Occidente, haciendo tabula rasa, siendo un mundo demasiado amplio y heterogéneo como para hablar de el como un todo. Al igual que en el mundo cristiano o en Occidente, hay muchas diferencias y es injusto tratarlo como una única cosa, si sabemos que Bolivia no es lo mismo que Suecia ¿por qué empeñarnos en creer que Marruecos es igual que Irán? Mi interés no es otro que aprender, precisamente a partir de esta desinformación, generalmente interesada. Es cierto que en Irán hay cosas que no me gustan, del mismo modo que las hay en España o Alemania. Sin ir más lejos, llevo dos años trabajando en el Ashurá iraní que no tiene grandes diferencias con nuestra Semana Santa. Por otra parte, hay muchas cosas de estos países que me atraen y que parece que nosotros hemos olvidado en los últimos años. De hecho estoy pensando poder irme a vivir unos meses a Irán a profundizar sobre el tema, esperemos que pueda hacerlo. Insha’Allah.

Javier Vila ¿Sigue habiendo fotografía más allá de la captura digital o lo virtual ha colonizado la nueva objetividad y no hay otro documento que no sea la teatralidad y la simulación?

Es un tema interesante lo que planteas y a mi me viene punzando desde hace ya algún tiempo. En general soy poco amigo de modas, aunque creo que es muy interesante el juego que hacen determinados autores entre la realidad y la ficción. Como dice Cristina de Middel, hay una zona gris en la que temas reales parecen falsos y temas de ficción que parecen reales. De hecho, siento enormes reparos ante el concepto “fotografía documental”. Me parece pretencioso querer documentar algo mediante 15, 30 ó 60 fotografías, prefiero pensar que aprendo sobre un tema sin ánimo de documentar nada. El mundo tiene tantas caras y la realidad tantas capas que necesito preguntarme más que responder con mis fotografías sentando cátedra sobre nada.

Entrevista a Manolo Espaliú

El frente, El Jebha (Marruecos), Manolo Espaliú

A lo largo de tu trayectoria has trabajado en solitario y ahora junto a El Cíclope Mecánico estás llevando a cabo el proyecto El frente, ¿abordas tu trabajo de forma diferente en solitario y en colectivo o la forma de trabajar es igual y luego simplemente ponéis ideas en común?

Uff, tema delicado. El proyecto de Fotopres es algo que he venido realizando en los últimos 6 años, recopilando fotografías de la vida de El Jebha en los años 40 y 50, leyendo e investigando sobre el Protectorado y especialmente sobre la relación entre españoles y marroquíes a lo largo de la historia. Es muy, muy complicado cuando tienes algo en mente que se vea ejecutado de la manera en que te gustaría cuando hay 5 voces en lugar de una sola, y evidentemente en el colectivo todos somos iguales y tenemos nuestra opinión y a veces es difícil ponerse de acuerdo. De hecho creo que va a ser mi ultima experiencia en este sentido.

Habéis tenido a Chien-Chi Chang de tutor con la beca Fotopres, ¿cómo ha sido la experiencia?

No hemos podido aprovechar la experiencia de Chien-Chi como hubiéramos deseado porque hemos tenido bastantes problemas con las autoridades marroquíes, a pesar de que les hemos explicado una y otra vez, hasta la saciedad, que se trataba de un proyecto en positivo, amable y sin interés en hurgar en temas conflictivos, nos hemos visto muy defraudados con la excesiva burocracia, jerarquización y censura en Marruecos. En principio no nos dejaban fotografiar y mucho menos hacer video sin permiso del Centro Cinematográfico de Marruecos, cuando habíamos solicitado un permiso para tres meses nos dieron una única semana y, a pesar de contar con el apoyo de La Caixa y la Embajada en Rabat, nos indicaron que en todo momento deberíamos ir acompañados de un gendarme, a lo que nos negamos radicalmente. No podemos decir lo mismo con la gente del pueblo, que en todo momento han sido encantadores y nos traemos muchos amigos en el corazón que lo serán para siempre. No hay que olvidar que ellos son los primeros que sufren estas cacicadas. Así que para cuando hemos tenido reuniones con él, teníamos muy poco material propio, aunque nos ha ayudado mucho con ideas muy interesantes de cara al resultado final. Chien-Chi es un trabajador incansable y muy concienzudo.

Entrevista a Manolo Espaliú

42º, Manolo Espaliú

En plena fiebre del fotolibro… ¿No te animas?

Creo que como en todas las modas hay algo de exceso, aunque también creo que dejará de ser moda para quedarse definitivamente. Me resulta mucho más interesante y democrático que el modelo de las galerías. No se trata de publicar por publicar y el día que lo haga quiero estar muy seguro que lo que hago tiene más interés del que pueda tener yo personalmente por un tema y pueda interesar a alguien más que a mi y a mi madre.

¿Qué nuevos proyectos tienes en mente?

Siempre tengo varias cosas a la vez medio comenzadas pero llevo un año y medio difícil por temas personales y no he podido centrarme ni viajar todo lo que necesito para poder llevarlos a cabo. En algunos casos son cosas que relacionan el paisaje con la historia (en especial Al Ándalus), en otros investigo en temas en los que tengo interés en conocer más, como lo que comentaba del Islam. Me interesa mucho el paisaje, bien en relación con la historia, bien como espacio con el cual y donde nos relacionamos los humanos y como lo transformamos, independientemente de que sea un paisaje urbano o más o menos virgen. En los próximos meses tengo que reinterpretar el viaje que hicieron algunos españoles por la antigua Persia, como el que hizo García de Silva y Figueroa a principios del S. XVII. Es difícil y ambicioso pero estoy poniendo las semillas para que cuaje.

Entrevista a Manolo Espaliú

Maghrib, Yazd (Irán), Manolo Espaliú

¿Crees que se puede vivir de la fotografía en España?

Difícilmente. Si cuesta a autores que llevan años en esto te puedes hacer una idea de lo que es para los que llevamos poco o estamos introduciéndonos en este mundo. Paradójicamente he recibido más propuestas del extranjero que nacionales. Estoy apartándome de la actividad que me ha dado de comer en los últimos 15 años y con lo que me he ganado la vida más que aceptablemente y estoy apostando por poder hacerlo con la fotografía. Tengo claro que ni de lejos voy a llegar al mismo nivel de ingresos, pero no todo en esta vida es el dinero y se puede vivir con menos si lo que haces te llena. Como aquí la cosa está como está, he decidido dar el paso y salir fuera. Espero poder decir en un tiempo que fue una decisión acertada.

Una fotografía que te haya marcado y dinos por qué.

Uff, que difícil, no podría quedarme con una. Hay cientos, miles. Te podría decir una de Gruyaert, Ray K. Metzker o de Trent Park, de Kennet Josephson o de Harry Callahan, de Eggleston, Misrach o Sternfeld. Cuando miro una fotografía, además del tema me interesa mucho la composición, que sea inteligente, que de juego a posibles interpretaciones o significados, el balance entre luces y sombras. Pero sobre todo me interesa el dialogo entre una fotografía y el espectador, que el significado no sea unívoco y que de pie a que pueda significar diferentes cosas para diferentes espectadores.

Entrevista a Manolo Espaliú

Nakhl, Manolo Espaliú

¿Qué influencias fotográficas tienes?

Creo que con la anterior pregunta se puede deducir que influencias tengo. Son dispares, pero me gusta mucho la fotografía americana, sin descartar otras, por supuesto. Y me gusta también conocer autores de lugares menos mediáticos como árabes o iraníes, donde hay una escena artística fabulosa.

¿Y no fotográficas?

Soy un tipo inquieto y no paro, me interesa mucho la historia, la arquitectura, la música, el paisaje. El viaje como objetivo en sí, por encima del deseo de llegar a un destino, como decía Kavafis.

La fotografía es… algo que llena pero que también da grandes dolores de cabeza.

Entrevista a Manolo Espaliú

Fábrica de pashmak, Yazd (Irán) Manolo Espaliú

Actualmente, se puede ver el trabajo de Manolo Espaliú en la escuela Blow Up de Córdoba donde estará expuesto hasta el 31 de mayo.

Anuncios
  1. No trackbacks yet.

¿Qué opinas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: