Pie de foto: ‘The innocents’ de Taryn Simon

Charles Irvin Fain en la escena del crimen, The Snake River, Melba, Idaho. 2002.                           Cumplió 18 años de una pena de muerte por secuestro, violación y asesinato.

Charles Irvin Fain en la escena del crimen, The Snake River, Melba, Idaho. 2002. Cumplió 18 años de una pena de muerte por secuestro, violación y asesinato.

 

La fotografía tiene la habilidad confundir la realidad con la ficción. Pero cuando se usa inadecuadamente como parte de un proceso judicial, esta ambigüedad puede ser severa e incluso tener consecuencias fatales. Las fotografías tanto en el sistema judicial como en cualquier otro, pueden transformar la ficción en realidad. Según llegué a conocer a los hombres y mujeres de este libro, comprendí la ambigüedad de la fotografía; si bien bella en un contexto, puede llegar a ser devastadora en otro.

Introducción del libro The Innocents de Taryn Simon.

Este libro documenta historias de individuos que estuvieron en prisión por violentos crímenes que no cometieron y  cuestiona la función de la fotografía como testigo visual y árbitro de la justicia. Taryn Simon fotografió a los falsos culpables en lugares significativos durante el proceso, como las escenas del crimen, los lugares donde fueron arrestados o donde los identificaron erróneamente.

Tary Simon the innocents

Troy Webb en la escena del crimen, The Pines, Virginia Beach, Virginia. 2002.

En el caso de Troy Webb, condenado por violación, secuestro y robo, le enseñaron a la víctima una secuencia de fotos de sospechosos. Ella identificó sin mucha convicción la foto de Webb, pero dijo que parecía demasiado mayor. La policía le enseñó entonces una foto tomada cuatro años antes de que ocurriera el crimen y fue identificado positivamente. Troy Webb cumplió siete años de una condena de cuarenta y siete.

Frontline.

Larry Mayes en la escena del arresto, The Royal Inn, Gary, Indiana. 2002.La policía encontró a Mayes escondido debajo del colchón en esta habitación. Cumplió 18 años y medio de una condena de 80 por violación, robo y mala conducta.

Larry Mayes en la escena del arresto, The Royal Inn, Gary, Indiana. 2002.
La policía lo encontró escondido debajo del colchón en esta habitación. Cumplió 18 años y medio de una condena de 80 por violación, robo y mala conducta.

 

Anuncios
  1. No trackbacks yet.

¿Qué opinas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: